DESCONOCIDO DICIEMBRE 1979

 MAS NOTICIAS SOBRE BONEY M.

21-SIN-CLASIFICAR-Diciembre-1979-(1)

Una grabación accidentada para unos programas que se emitirán cerca de Navidad

La semana pasada dábamos un flash de última hora acerca de la presencia en España del conjunto Boney M. para grabar un programa televisivo.

La principal curiosidad fue la ausencia del componente masculino del conjunto, Bobby, que había tenido que quedarse en Alemania a causa de una pertinaz dolencia en la rodilla que se le produjo a principios de año a causa de una caída: derrame sinovial se llama su lesión.

Por lo visto, el médico que le trata decidió que ya era hora de dejar de administrarle calmantes y diagnosticó que lo que le hacía falta era descanso. Pero el contrato para la grabación televisiva con destino a programa “Aplauso” ya estaba firmado, y como decíamos en el número anterior fueron las tres cantantes femeninas Maizie, Liz y Marcia, quienes acudieron a hacer acto de presencia.

URIBARRI DICE QUE NO

21-SIN-CLASIFICAR-Diciembre-1979-(2)
Pero Jose Luis Uribarri se negó en redondo a grabar el programa si Bobby no aparecía también con el conjunto. La grabación tenía que realizarse un martes por la noche, y ese mismo martes por la tardese iba rumbo a Alemania el productor y compositor del grupo, Frank Farian, para traer al cantante, que no llegaría hasta el miércoles a mediodía después de haber tenido algunos contratiempos en el aeropuerto de Barajas a causa de los estrechos controles policiales que se han establecido estos días en el aeropuerto madrileño.

Bobby estaba ojeroso y algo pálido, con mal aspecto, como pudo verse el pasado sábado por la tarde en el programa “Aplauso”, cuando Silvia Tortosa y Mercedes Rodríguez le montaron el consabido numerito de sacar la postal para adjudicar el premio del concurso “Gane con Aplauso”.

El cantante permaneció breves instantes en pantalla, pero su aspecto, desde luego, era bastante decepcionante. Por fin pudo grabarse el programa, con algún retraso sobre lo previsto, pero se dice también que si no hubiera llegado Bobby tampoco hubiera pasado nada y que habría bastado con buscarle un doble, ya que los Boney M. actúan siempre con playback. Además, la voz grave y masculina que se escucha en las grabaciones no pertenece, como pretende aparentarse, a Bobby, sino al manager del grupo, el mencionado Frank Farian, de forma que, si la composición del grupo variara en algún momento, su sonido seguiría siendo el mismo. Bastaría que las “imágenes” de sus componentes se ajustaran en lo posible a las anteriores.

LA INTERVENCION DE “EL LUTE”

21-SIN-CLASIFICAR-Diciembre-1979-(3)
Otro significativo dato que nos llega ahora es que la intervención de “El Lute” no fue tan improvisada ni desinteresada como pretendía darse a entender.

Eleuterio Sánchez, al enterarse de que Boney M. habían grabado un tema con su nombre, quiso de inmediato interponer un pleito, que solo se evitó con la entrega de 4 millones de pesetas, 4 al ex quinqui.

También, para que éste accediera a las demandas de los componentes del conjunto, que deseaban conocerle, Eleuterio pidió un millón de pesetas más por presentarse a la entrega de los discos de platino que la casa discográfica ofrecería a Boney M., aunque parece ser que al final acabó conformándose con 175.000 pesetas. Eso puede explicar el excelente humor de que hace ala Eleuterio cuando aparece en algún acto público, ya que sus tarifas bien merecen una sonrisa.

BONEY M. LE IMAGINABAN MAS VIEJO Y CON “MAS CARA DE MALO”

21-SIN-CLASIFICAR-Diciembre-1979-(4)
A todos los componentes de Boney M. les sorprendió el aspecto de “El Lute”.

-  Le imaginábamos más viejo – declararían luego -, con más cara de malo, de delincuente. Viéndole con ese aspecto, nadie puede creer que fuera el autor del crimen del que se le acusó.

Por fin, como decíamos, las 8 canciones estipuladas en el contrato acabaron por grabarse y Boney M. regresaron a Alemania, su cuartel central de operaciones. Pero, como ha podido saberse a última hora, los dos programas grabados por el conjunto no se emitirán hasta cercanas las Navidades.

Por lo visto, en la casa se piensa que, dado lo laboriosa, accidentada y trabajosa que ha resultado la grabación, será mejor sacarle todo el provecho posible y pasar los programas en unas fechas en las que esté garantizada una audiencia masiva, como es el caso de las celebraciones navideñas.